Masacre de Nueces

La masacre Nueces era una confrontación violenta entre soldados Confederados y tejanos alemanes el 10 de agosto de 1862 en el condado de Kinney, Texas. Muchos alemanes en Texas Central eran inmigrantes de la primera generación de Alemania. Tendieron a apoyar la Unión y estaban en contra de la institución de esclavitud. Gillespie y otros condados del País de la Colina centrales habían votado contra la secesión. A causa de estos sentimientos, los estados Confederados de América impusieron la ley marcial a Texas Central.

Con una necesidad de más soldados, la Confederación estableció un esbozo. Los alemanes no quisieron luchar contra la Unión y se opusieron a redactarse. La concentración a este acontecimiento comenzó en la primavera 1862 con la iniciación de un servicio militar obligatorio Confederado para tejanos, de los cuales muchos tejanos alemanes expresaron su objeción. En Texas los partidarios más firmes de la Unión eran Tejanos y los tejanos alemanes tanto de Texas Central como de los condados del País de la Colina de Texas: Gillespie, Kerr, Kendall, Medina y Bexar.

Como la extensión de la palabra de las objeciones de estos condados, las autoridades Confederadas declararon que Texas central estaba bajo la ley marcial. Muchos tejanos alemanes de ambas regiones decidieron ir a México para evitar redactarse. Hacia agosto, un partido de 61 tejanos alemanes de los condados del País de la Colina, que huían a México, fue alcanzado por los soldados de caballería del Cómplice de Texas en el Río Nueces. Los tiros se dispararon y por lo tanto 34 tejanos alemanes se mataron, con unos ejecutados tomándose el preso.

Once de los hombres que sobreviven finalmente lo hicieron en casa para contar de la batalla, mientras los otros ganaron el refugio en California o México. Algunos de los miembros que se escapan del grupo se unirían más tarde con fuerzas del Unionista basadas en Nueva Orleans.

El German-language Treue der Union Monument (lealtad a la Unión), en la Comodidad, Texas, se dedicó el 10 de agosto de 1866 para conmemorar a aquellos que murieron en la masacre de Nueces de 1862. A excepción de los ahogados en el Río Bravo, los restos del difunto se sepultan en el área del monumento.

Véase también

Adelante lectura

Enlaces externos



Buscar