Masacre de Tlatelolco

La masacre Tlatelolco, también conocida como La Noche de Tlatelolco (de un título del libro de la escritora mexicana Elena Poniatowska), era una masacre del gobierno de protestantes estudiantiles y civiles y personas presentes que ocurrieron durante la tarde y noche del 2 de octubre de 1968, en el Plaza de las Tres Culturas en la parte de Tlatelolco de Ciudad de México. La violencia ocurrió diez días antes de las celebraciones de Olimpiadas del Verano de 1968 en Ciudad de México.

Mientras entonces, la propaganda del gobierno y los medios dominantes en México afirmaron que las fuerzas del gobierno habían sido provocadas por protestantes que disparan a ellos, los documentos del gobierno que se han hecho público desde 2000 sugieren que los francotiradores habían sido de hecho empleados por el gobierno. Aunque las estimaciones de la variedad del número de víctimas de treinta a trescientos, con testigos oculares que relatan a cientos de muertos, Kate Doyle — un Analista Mayor de la política estadounidense en América Latina — sólo fueran capaces de encontrar pruebas para la muerte de cuarenta y cuatro personas. Según los informes del jefe de la Dirección federal de la Seguridad 1345 personas se detuvieron el 2 de octubre.

Fondo

El gobierno mexicano invirtió $150 millones masivos en preparaciones para las Olimpiadas de 1968 que debían recibir en Ciudad de México. Esa cantidad era igual a dólares de aproximadamente $7.5 mil millones por términos de hoy. El presidente mexicano durante las Olimpiadas, Gustavo Díaz Ordaz, estiró condiciones tenues en México en una tentativa de conservar la paz. Durante su presidencia, los mexicanos soportaron la supresión de sindicatos independientes, agricultores y la economía. Bajo la administración de precursor de Díaz Ordaz en 1958, el líder de trabajo Demetrio Vallejo intentó organizar uniones del ferrocarril independientes, que el gobierno mexicano rápidamente terminó, deteniendo a Vallejo bajo una violación del Artículo 145 del Código Penal que hizo “la disolución social” un delito.

Aunque al principio simplemente una respuesta a la represión violenta de luchas entre el porros rival (cuadrillas), el movimiento estudiantil rápidamente creciera para incluir segmentos grandes del alumnado quien sostuvo la insatisfacción general por el régimen del PRI. Sergio Zermeño ha sostenido que los estudiantes fueron unidos por un deseo de la democracia, pero su acuerdo de que democracia destinada era increíblemente diferente.

Consejo de huelga nacional (CNH)

Oficialmente formado después de la violación del gobierno mexicano de la autonomía universitaria durante el verano 1968, el Consejo de Huelga Nacional (Consejo Nacional de Huelga o CNH) organizó todas las protestas subsecuentes contra el gobierno de Diaz Ordaz. El CNH era una delegación democrática de estudiantes de 70 universidades y escuelas preparatorias en México y coordinó protestas que promovieron reformas políticas y sociales, educativas. En su ápice, el CNH tenía 240 delegados estudiantiles y tomó todas las decisiones por mayoría de votos, estudiantes igualmente representadas, y redujo la animosidad entre instituciones rivales. Raúl Álvarez Garín, Sócrates Campos Lemus, Marcelino Perelló y Gilberto Guevara Niebla sirvieron de los cuatro líderes de facto del CNH. Como el mundo se concentró en Ciudad de México para las Olimpiadas, los líderes CNH procuraron enjaezar esa atención en una resolución pacífica para agravios políticos y sociales que se ulceran. El CNH exigió:

  1. La abrogación de los Artículos 145 y 145b del Código Penal (que sancionó el encarcelamiento de cualquiera que asiste a reuniones de tres o más personas, juzgadas amenazar el orden público).
  2. La abolición de granaderos (el cuerpo de policía táctico).
  3. Libertad para presos políticos.
  4. El descarte del jefe de la policía y su diputado.
  5. La identificación de funcionarios responsables de la matanza de represiones del gobierno anteriores (julio y reuniones del agosto).

Asalto de escuela profesional #5

El movimiento estudiantil comenzó a fundirse después del asalto del gobierno de la Escuela Profesional #5 en Ciudad de México, que marcó la primera infracción principal en la autonomía estudiantil. Después de esto, el movimiento estudiantil ganó el apoyo de estudiantes fuera de la capital y otros segmentos de la sociedad que siguió construyendo hasta ese octubre.

El 23 de julio de 1968, la policía afirmó que atacaron la Escuela Profesional #5 a fin de capturar cuadrillas de la calle que se habían matriculado en la escuela. Los granaderos (policía antidisturbios) fueron usados por el gobierno mexicano para controlar y suprimir a los demostradores estudiantiles y se usaron primero contra los estudiantes en el julio de 1968. Sin embargo, la policía antidisturbios asaltó a numerosos estudiantes y profesores en el proceso de limpiar la Escuela Profesional #5. En una entrevista informal con algún granaderos, Antonio Careaga contó esto, “el granaderos dijo que las autoridades dieron a los hombres en la escuadrilla de disturbio treinta pesos (once dólares) para cada estudiante que aporrearon y se armaron de valor a la cárcel.”

En respuesta a esta represión por la policía y gobierno, los estudiantes comenzaron a formar el brigadas (brigadas), grupos de seis o más estudiantes que distribuyeron prospectos en las calles, mercados, y el más a menudo en autobuses públicos. Estas organizaciones parroquiales, las unidades más pequeñas del CNH, decidieron el alcance y resultan el movimiento estudiantil tomaría, que incluyó preocupaciones rurales y urbanas. El brigadistas alojaría autobuses para hablar a los pasajeros sobre corrupción del gobierno y represión, mientras los otros distribuyeron prospectos y coleccionaron donaciones. Finalmente, los pasajeros y los conductores del autobús comenzaron a compadecer a las demandas de los estudiantes de democracia y justicia, que era evidente en las cantidades de dinero crecientes que coleccionaron. Sin embargo, la militancia creciente entre los estudiantes comenzó a desilusionar a los conductores del autobús sobre los motivos de los estudiantes.

Protesta contra UNAM

El 1 de agosto, la universidad Autónoma Nacional de México (UNAM) el Rector Barros Sierra condujo a 50,000 estudiantes como una protesta pacífica contra las acciones represivas de la violación del gobierno y ostensible de la autonomía universitaria. El orden de la demostración demostró al público mexicano que los estudiantes no eran agitadores; además, la demostración lo mostró con poca probabilidad que los agitadores comunistas podrían haber coordinado las acciones de los estudiantes. La ruta de protesta se planeó expresamente para evitar Zócalo (la plaza principal de Ciudad de México). El sitio web UNAM corriente declaró que la ruta de marzo comenzó de “la Ciudad universitaria (CU), corrió a lo largo de Insurgentes Avenue a Félix Cuevas, encendió a Félix Cuevas hacia Coyoacán Avenue y volvió por la Avenida universitaria atrás al punto de partida.” El marzo siguió sin cualquier perturbación principal o detenciones.

El 9 de septiembre, la Sierra de Barros publica una declaración a los estudiantes y profesores para volver a la clase ya que “nuestras demandas institucionales los … han sido esencialmente satisfechos por el mensaje anual reciente del presidente del Ciudadano de la república.” Esto fue seguido del CNH publicación de un anuncio pagado en el periódico El Día para el marzo Silencioso el 13 de septiembre e invitación “de todos los trabajadores, agricultores, profesores, estudiantes y el gran público” para participar en el marzo. En el anuncio, el CNH subrayó que la organización no tenía “conexión con los Veinte Juegos Olímpicos … o con las fiestas nacionales que conmemoran la Independencia [de México], y que este Comité no tiene intención de interferir con ellos de cualquier modo. El anuncio también reiteró la lista de seis demandas del CNH.

Díaz Ordaz se decidió a parar estas demostraciones y, en septiembre, ordenó que el ejército ocupara el campus UNAM. Los estudiantes se pegaron y se detuvieron indiscriminadamente, y Sierra Barros dimitida como la protesta el 23 de septiembre.

La batalla por la ocupación de IPN (el Colegio politécnico)

Los estudiantes estuvieron mucho mejor preparados después de la ocupación de la universidad, por tanto presentaron una resistencia mucho más fuerte cuando la policía y el ejército trataron de ocupar los recintos universitarios Politécnicos de Zacatenco y Santo Tomas. El campus universitario se tomó sin disparar una bala, pero la batalla por tomar los recintos universitarios Politécnicos duró del 17:00 horas el 23 de septiembre a las horas tempranas del 24 de septiembre. El médico Justo Igor de León Loyola escribió en su libro "La noche de Santo Tomás" (la noche de Santo Tomas): Hoy he visto luchas más sangrientas, batallas desiguales: Ambos lados se arman..., pero que una diferencia en las armas, calibre de pistolas 22 contra rifles militares m-1, bazucas contra bombas Molotov. Aún así los estudiantes Politécnicos defendieron sus recintos universitarios contra el ejército durante más de doce horas, y el gobierno mexicano nunca perdonó el Colegio politécnico presentar tal resistencia. El diario L'Express francés publicó esto 15 personas murieron en las batallas y que más de mil balas se dispararon, mientras el gobierno redujo los números a sólo tres muertos y 45 personas heridas. Los estudiantes del campus de Santo Tomas que se detuvieron en las ocupaciones han dicho en entrevistas posteriores que se concentraron en los vestíbulos de entrada y tiro de un modo arbitrario, algunos de sus amigos no eran bastante afortunados de sobrevivir.

Masacre

En el miércoles, 2 de octubre de 1968, aproximadamente 10,000 estudiantes de la escuela secundaria y universitarios se juntaron en el Plaza de las Tres Culturas para protestar por las acciones del gobierno y escuchar pacíficamente discursos. Junto con los miembros CNH, muchos hombres y mujeres no asociados con el CNH se juntaron en la plaza como espectadores de la demostración, incluso - pero no limitados con - vecinos del complejo Residencial, personas presentes y niños. Los estudiantes se habían reunido fuera del Edificio del Chihuahua, unas trece historias tres-moduled alto bloque de pisos en el Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, ya que lo que se supuso ser una reunión pacífica. Entre sus cánticos eran ¡No queremos olimpiadas, queremos revolución! ("¡No queremos Olimpiadas, queremos la revolución!"). Los organizadores de rally no intentaron suspender la protesta cuando notaron una presencia militar aumentada en el área. Dos helicópteros, un de la policía y el otro del ejército, sobrevolaron la plaza. A eso de las 17:55 pegaron un tiro a llamaradas rojas de S.R.E cercano. (Ministerio mexicano de relaciones internacionales) torre. A eso de las 18:15 pegaron un tiro a más dos llamaradas, esta vez de un helicóptero (uno era verde y el otro era rojo) como 5,000 soldados, 200 tankettes y los camiones rodearon la plaza. La mayor parte de lo que siguieron después de los primeros tiros se disparó en la plaza permaneció malo definido durante décadas después de 1968; sin embargo, mucho se ha confirmado por desde la información soltada de fuentes del gobierno americanas y mexicanas.

La pregunta de quien disparó primero permaneció años no resueltos después de la masacre. El gobierno mexicano declaró que el fuego de los pisos circundantes era el ímpetu para el ataque del ejército, mientras los protestantes estudiantiles afirmaron que los helicópteros arriba señalaron al ejército para comenzar a disparar en la muchedumbre. El autor y la periodista Elena Poniatowska entresacaron entrevistas de aquellos presentan esa noche y describió lo que siguió en su libro la Masacre en México: “Las llamaradas de repente aparecieron en el cielo arriba y cada uno automáticamente buscado. Los primeros tiros se oyeron entonces. La muchedumbre infundió pánico … [y] comenzó a correr en todas las direcciones.” A pesar de los esfuerzos de los miembros CNH de restablecer el pedido, la plaza rápidamente cayó al caos.

Dentro de poco a partir de entonces, el Batallón de Olympia, una rama del gobierno secreta hecha para la seguridad de los Juegos Olímpicos formados de soldados, policías y agentes de seguridad federales; se ordenaron detener a los líderes del CNH y avanzado en la plaza. Los miembros del Batallón de Olympia llevaron guantes blancos o pañuelos blancos atados a sus manos izquierdas para distinguirse de los civiles e impedir a los soldados pegar un tiro a ellos. El capitán Ernesto Morales Soto declaró que “inmediatamente después de la observación de una llamarada en el cielo, la señal convenida, debíamos sellar las dos entradas ya mencionadas e impedir a cualquiera entrar o irse.” El asalto consiguiente en la plaza dejó cientos muerto y muchos más heridos en su secuela. Los soldados respondieron disparando en los edificios cercanos y en la muchedumbre, golpeando no sólo a los protestantes sino también observadores y personas presentes. Los demostradores y los transeúntes igualmente, incluso jóvenes, periodistas (uno de los cuales era la italiana Oriana Fallaci), y niños, fueron golpeados por balas y los montículos de cuerpos pronto están por la tierra. Mientras tanto, en el edificio del Chihuahua, donde los altavoces estuvieron de pie, los miembros del Batallón de Olympia empujaron a la gente y ordenaron que ellos mintieran por la tierra cerca de las paredes del montacargas. La gente afirma que estos hombres eran la gente que disparó primero a los soldados y la muchedumbre. Pruebas de vídeo también indican que al menos dos compañías del Batallón de Olympia se escondieron en los bloques de pisos cercanos - incluso establecer una ametralladora en un piso en el Edificio de Molino del Rey, donde una cuñada del entonces-Ministro-de-Asuntos-Exteriores Luis Echeverría vivió - la iglesia de Santiago de Tlatelolco, donde los francotiradores se colocaron en el tejado; el convento cercano y la Torre de relaciones internacionales, donde había muchas personas implicaron incluso - pero no limitaron con - estos que dispararon las dos primeras llamaradas, una ametralladora en el 19no piso y una cámara de vídeo en el 17mo piso. De manera interesante bastante, pruebas de vídeo muestran a 10 hombres blancos-gloved que abandonan la iglesia y chocan con soldados, que los señalan sus armas. Uno de los hombres muestra lo que parece ser un ID y se dejan van. La matanza siguió a lo largo de la noche, con soldados y policías que actúan en una base puerta a puerta en los bloques de pisos contiguos al cuadrado. El Edificio del Chihuahua así como el resto de la vecindad sacó su energía eléctrica y los teléfonos cortan. Los testigos del acontecimiento afirman que los cuerpos se quitaron primero en ambulancias y más tarde los oficiales militares vinieron y amontonaron cuerpos, no sabiendo si estaban muertos o vivos, en los camiones militares, mientras unos dicen que los cuerpos se amontonaron en camiones basureros y se enviaron a destinos desconocidos. Los soldados acorralaron a los estudiantes en las paredes del montacargas del Edificio del Chihuahua, los quitaron y dieron una paliza a ellos. 3000 atendees se tomaron al convento al lado de la iglesia y se dejaron allí hasta de madrugada, la mayor parte de estos que son la gente que tenía poco a nada en común con los estudiantes y sólo era vecinos, personas presentes, la gente del transeúnte y otros que estaban en la plaza sólo para escuchar el discurso. Otros testigos afirman que durante los días posteriores los miembros del Batallón de Olympia se disfrazarían de empleados ligeros y acuáticos e inspeccionarían las casas en busca de estudiantes.

La explicación del gobierno oficial del incidente consistía en que armó provocateurs entre los demostradores, colocados en edificios que pasan por alto la muchedumbre, había comenzado la escaramuza. De repente encontrándose objetivos del francotirador, las fuerzas de seguridad habían devuelto simplemente los disparos a la defensa propia. Antes de la próxima mañana, los periódicos relataron que 20 a 28 personas se habían matado, cientos herido, y cientos más detenido. La mayor parte de los medios mexicanos relataron que los estudiantes provocaron la respuesta cruel del ejército con el fuego del francotirador de los bloques de pisos que rodean la plaza. La mañana del El Día pone en los titulares el 3 de octubre de 1968 leído como seguido: “Provocación criminal en el Tlatelolco Causas que se Encuentran Matanza Terrible.” Los medios controlados por el gobierno diligentemente relataron el lado del gobierno mexicano de los acontecimientos esa noche, pero la verdad finalmente surgió.

Una investigación de 2001 reveló documentos mostrando que los francotiradores eran miembros de la Guardia Presidencial, que se instruyeron de disparar en las fuerzas militares a fin de provocarlos.

Investigación y respuesta

En 1998, el presidente Ernesto Zedillo, en el 30mo aniversario de la masacre de Tlatelolco, autorizó una investigación del Congreso sobre los acontecimientos del 2 de octubre. Sin embargo, el gobierno PRI siguió su obstinación y no soltó documentos del gobierno oficiales que pertenecen al incidente. En 2002 Todas unas Cosas entrevista de la radio Considerada con Kate Doyle, director del Proyecto de la Documentación mexicano para el Archivo de Seguridad nacional estadounidense, describió las investigaciones del gobierno PRI:“ Quiero decir, hubo varias investigaciones a lo largo de los años. De hecho, el ex-presidente Miguel de la Madrid se entrevistó ayer en la prensa y dijo que había pedido los militares y el secretario interior de documentos y de fotografías de las demostraciones, y se sujetó a la presión política enorme para no investigar. Y cuando siguió apretando, los militares y el ministerio del interior afirmaron que sus archivos estaban en la desorganización y no tenían nada.”

Las preguntas duraderas permanecieron después "del La Noche Triste" (la Noche Triste) que han tomado al gobierno mexicano más de 30 años para contestar. Finalmente en 2001, el presidente Vicente Fox, el presidente que terminó el reinado de 70 años del PRI, intentó resolverse quien había orquestado la masacre. El presidente Fox pidió la liberación de documentos antes secretos acerca de la masacre de 1968. Los documentos revelaron que la síntesis de Elena Poniatowska de los acontecimientos ese octubre la noche era exacta, ya que Kate Doyle destapó,

El presidente Fox también designó a Ignacio Carrillo Prieto en 2002 para procesar a los responsables de pedir la masacre. En 2006, el ex-presidente Luis Echeverria se detuvo bajo acusación del genocidio. Sin embargo, en el marzo de 2009, después de un proceso de apelación complicado, los gastos de genocidio contra Echeverria se rechazaron. El periódico mexicano, Las Noticias, relató que “un tribunal de tres jueces del tribunal superior dictaminó que no había bastante prueba para unir a Echeverria a la supresión violenta de cientos de estudiantes que protestan el 2 de octubre de 1968.” A pesar del fallo, el acusador Carrillo Prieto dijo que seguiría su investigación y buscaría gastos contra Echeverria antes de la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas y la Comisión de derechos humanos interamericana.

El papel del gobierno estadounidense

En el octubre de 2003, el papel del gobierno estadounidense en la masacre se hizo público cuando el Archivo de Seguridad nacional en la universidad de George Washington publicó una serie de archivos de la Agencia Central de Información, el Pentágono, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Brigada de Investigación Criminal y la Casa Blanca que se liberaron en respuesta a solicitudes de la Ley de Libertad de Información.

El detalle de documentos:

En 1993, en el recuerdo del 25to aniversario de los acontecimientos, un stele se dedicó con los nombres de pocos de los estudiantes y personas que perdieron sus vidas durante el acontecimiento. La Corte Suprema de Justicia de la Nación tiene una pintura mural que conmemora la masacre.

Durante el junio de 2006, Echeverría enfermizo, de 84 años se acusó del genocidio en relación a la masacre. Se colocó bajo el arresto domiciliario juicio pendiente. A principios de julio de ese año, se limpió de gastos de genocidio, ya que el juez encontró que Echeverría no se podía poner procesado porque la ley de prescripción había expirado.

En el diciembre de 2008 el Senado mexicano llamó el comienzo del 2 de octubre en 2009 como un Día nacional de Luto; la iniciativa había pasado ya la Cámara de las Autoridades del Congreso.

Representaciones de medios

Rojo amanecer (1989), dirigido por Jorge Fons, es una película de la lengua española sobre el acontecimiento. Se concentra en el día de una familia de la clase media que vive en uno de los bloques de pisos que rodean el Plaza de Tlatelolco y está basado en recomendaciones de testigos y víctimas. Esto Héctor Bonilla estrellado, María Rojo, Bichir Brothers, Eduardo Palomo y otros.

Alejandro Jodorowsky dramatizó la masacre en La Montaña Santa (1973), con aves que vuelan de las heridas de los estudiantes agonizantes.

"Taco Teatro", una lengua española, la universidad de la compañía del teatro situada en Melbourne produjo la primera adaptación de Rojo Amanecer en la etapa en el mayo de 2008 representando los acontecimientos pasados en el Plaza de Tlatelolco en el Teatro del Gremio en Melbourne, Australia.

Richard Dindo, un director de documentales, ha hecho Ni olvido, ni perdón (2004), que incluye entrevistas contemporáneas con testigos y participantes así como metraje a partir del tiempo.

Una nueva película, Tlatelolco: México 68, actualmente en la producción, es debido en 2012. Esta versión se concentra en un periodista americano en México para las Olimpiadas que se alcanza en los acontecimientos del 2 de octubre de 1968.

Roberto Bolaño soltó el Amuleto, una novela de la lengua española, en 1999, contando la tragedia desde el punto de vista de una mujer llamada a Auxilio. Auxilio se agarró en el cuarto de baño universitario en el momento de la emboscada de policía. La traducción inglesa de Chris Andrews de la novela fue publicada en 2005 por Nuevas Direcciones.

El Borrar de la Memoria, una película sobre un periodista que investiga a una muchacha que se mató en el julio de 1968 ligeramente tocan la masacre, que es filmada por Roberto Rentería, un estudiante C.U.E.C. que hacía un documental sobre la muchacha dicha, conocida popularmente como el La empaquetada para el modo que su cuerpo desmembrado se encontró dentro de una caja.

40mo marzo anual

El 2 de octubre de 2008, se creyó que en Ciudad de México dos marchas conmemoraban el acontecimiento. Un viajó de Escuela Normal Superior de Maestros (el Colegio del Profesor) a Zocalo. El otro fue de Instituto Politécnico Nacional al sitio de la masacre del Plaza de las Tres Culturas. Según "Comité del 68" (68 Comité), uno de los organizadores del acontecimiento, 40,000 manifestantes asistieron.

Image:HeadMarch2Oct2008DF.JPG|Head de marzo del colegio de los profesores a Zocalo

Image:March2ndOct2008DF1. JPG|Part del marzo a Zocalo

Image:NoOlvido2Oct2008DF.JPG|Sign no declara "Ningún estuve ahí pero ningún olvido" (no estaba allí pero no olvidaré)

Image:DrawingBlood2Oct08DF.JPG|Protesters dibujo de contornos de la creta de cuerpos humanos y doves con sangre falsa en Central Eje

Véase también

Adelante lectura

Enlaces externos



Buscar